Gala de Clausura, Temporada 2017

JOHANN SEBASTIAN BACH (1685-1750) La Pasión según San Juan, BWV 245

Se dice, y no sin razón, que La Pasión según San Mateo BWV 244 de Johann Sebastian Bach es su obra más importante y, a la vez, una de las partituras más notables de la historia de la música occidental. Fue escrita entre 1729 y 1736 y está dividida en dos partes y 68 números (o 102 si se consideran algunas subdivisiones); su interpretación en la temporada de Semana Santa y Pascua es una tradición muy arraigada en numerosos centros musicales del mundo. Además de la versión original de esta portentosa y conmovedora obra musical, diversas ediciones del catálogo de composiciones de Bach registran una variante de La Pasión según San Mateo catalogada con el número 244b, que ha sido descrita como una copia realizada por Johann Christoph Altnickol, organista, cantante y compositor que fue alumno de Bach. Más adelante, los catálogos señalan una Pasión según San Lucas BWV 246 que ha sido declarada espuria, y una Pasión según San Marcos BWV 247, fechada en 1731, cuya partitura se perdió y que fue reconstruida en 1983 por Hellmann, Sutkowski y Maciejewski. En medio de todos estos datos históricos y musicológicos, se encuentra La Pasión según San Juan BWV 245, que en el catálogo de Bach compilado por Jerzy Chwialkowski en 1995 tiene como fechas de composición los años 1724 y 1725, con revisiones posteriores alrededor de 1728 y 1746. En el año 1723, Johann Sebastian Bach se despidió de la corte de Cöthen, a la que había servido desde 1717 y cerró así un periodo creativo que había sido particularmente rico en la producción de música instrumental. En Leipzig, donde permaneció hasta su muerte, ejerció el puesto de chantre en la Iglesia de Santo Tomás y tuvo también el cargo de director cívico de música de la ciudad. Fue en este contexto que Bach dio a conocer su Pasión según San Juan. En un análisis de los años de Bach en Leipzig, el musicólogo Eugene Helm comenta esto: Al final del siguiente tempus clausum, la Cuaresma de 1724, Bach produjo su primera obra coral en gran escala, La Pasión según San Juan BWV245. En su versión original, recibió su primera ejecución en la Iglesia de San Nicolás en las Vísperas del Viernes Santo, el 7 de abril. La ejecución de oratorios sobre la Pasión había sido introducida en Leipzig por Kuhnau en 1721, y de inmediato quedó establecida como una tradición, alternando anualmente entre las dos iglesias principales. No hay evidencia documental de la ejecución de una Pasión bajo la dirección de Bach en 1723, de la que pudiera derivar el antiguo fechado de La Pasión según San Juan. La obra tuvo varias ejecuciones subsecuentes, incluyendo tres en versiones revisadas: 1725, alrededor de 1730 y 1746-49. En algunas fuentes se indica que Bach pudo haber compuesto (quizá parcialmente) La Pasión según San Juan durante los últimos meses de su estancia en Cöthen. Para su Pasión según San Juan, Bach utilizó un texto que había sido escrito originalmente en 1712 por el poeta Barthold Heinrich Brockes con el título de Der für die Sünden der Welt gemarterte und sterbende Jesus (‘Por los pecados del mundo fue martirizado y muerto Jesús’) y que fue usado por una veintena de compositores para otras tantas adaptaciones musicales; entre ellas destacan las de Reinhard Keiser (1674- 1739), Georg Philipp Telemann (1681-1767), Georg Friedrich Händel (1685-1759), Johann Mattheson (1681-1764), Gottfried Heinrich Stölzel (1690-1749) y Johann Friedrich Fasch (1688-1758). Un estudio cuidadoso de los textos de La Pasión según San Juan de Bach permite descubrir que el compositor no utilizó por entero el texto de Brockes, sino que suprimió muchas de sus partes para sustituirlas con otros textos, aparentemente de su propia invención, basados en los capítulos 18 y 19 del Evangelio de San Juan. Otra característica interesante del texto de esta Pasión Según San Juan es el hecho de que además de los textos del Evangelio de San Juan, contiene algunos pasajes de San Mateo interpolados por Brockes para sus propias necesidades narrativas y expresivas. La obra de Bach contiene también, al parecer, algunos fragmentos de otro texto de la Pasión escrito alrededor de 1700 por Christian Heinrich Postel. La Pasión según San Juan se inicia con un poderoso coro en el que el dolor por la muerte de Jesús es matizado por la esperanza en su resurrección y su triunfo final. Para la conclusión de la obra, Bach plantea una serie de arias para los cantantes-personajes solistas, que se despiden de Jesús. Entre estas arias, el Evangelista narra los hechos ocurridos después de la muerte de Jesús. Finalmente, el coro titulado Que tu sagrado cuerpo descanse en paz, y el coral Ah, Señor, envía a tus amados ángeles. Es un hecho que la calidad de la música de La Pasión según San Juan no es inferior a la de La Pasión según San Mateo, por lo que quizá no sea muy comprensible su presencia notablemente menor en el ámbito de las ejecuciones y las grabaciones. Algunos musicólogos indican que quizá ello se deba a que La Pasión según San Juan no tiene una unidad narrativa tan compacta como La Pasión según San Mateo, debido a la multiplicidad de sus fuentes textuales. En su compacto y útil libro sobre algunas obras maestras corales, Melvin Berger ofrece esta explicación alternativa, ciertamente más interesante: San Juan es escuchada con menor frecuencia en nuestros días que La Pasión según San Mateo, quizá porque aquella es en cierto modo una evocación más severa y por lo tanto más dolorosa de la angustia de la Pasión, porque carece de las secciones de consuelo que se hallan en San Mateo. Bach concibió La Pasión según San Juan para un ensamble que consta de voces solistas, coro a cuatro partes, cuerdas y bajo continuo, con pares de flautas traversas y oboes; los oboes doblan en oboi da caccia. La partitura incluye también la participación del laúd, la viola d’amore y la viola da gamba, instrumentos utilizados sobre todo para la creación de timbres particulares. Además de los estudios estrictamente históricos y musicológicos que se han realizado sobre La Pasión según San Juan, existe una controversia (aún no resuelta del todo) sobre una posible tendencia antisemita en los textos utilizados por Bach para la composición de la obra. NOTAS AL PROGRAMA DE LA TEMPORADA DE VERANO 2017 Juan Arturo Brennan