Sinfónica de Minería

Expansión

En 1993 el ingeniero Víctor M. Mahbub Matta fue nombrado presidente de la Academia de Música del Palacio de Minería (cargo que ocupó hasta 2002). Dos años después, tras la salida de Luis Herrera de la Fuente al finalizar la temporada de verano 1995, tomó la decisión, junto con el Consejo Consultivo, de nombrar como director artístico a Jorge Velazco durante un segundo periodo (que duró de 1996 a 2003).

De esta época destaca la interpretación de Lagos, que significó la recuperación de la figura del compositor mexicano Antonio Gomezanda (1894-1961), y los estrenos en México de Campo de estrellas de Tomás Marco y Concierto para oboe de Lukas Foss, quien se presentó en su doble faceta de pianista y compositor. Se comisionaron y estrenaron varias obras mexicanas, como Canto florido de Vïctor Rasgado y Las Devas están allí de Jesús Villaseñor.

También se presentaron obras en sus orquestaciones originales, como Cuentos de los bosques de Viena de Johann Strauss Jr, para la que se consiguió un verdadero cimbalón (antigua dulcemera húngara), que fue interpretado por la especialista Éva Sóvágó.

Sobre esta época, Víctor M. Mahbub Matta comparte:

“Recibí a la orquesta en plenitud. Nos visitaron varios solistas que actuaban con la Filarmónica de Berlín. Además de los conciertos en la Sala Neza, nos presentamos en varios recintos más, como la Ollin Yoliztli y en Bellas Artes, que se convirtió en nuestra sede durante la huelga en la UNAM de 1999 (…) Estoy convencido de que el éxito de Minería se debe a que es una orquesta que la hicimos todos. Los ingenieros que le fundamos, el apoyo de la UNAM y el amor tan grande que recibimos de nuestro público. Recuerdo que llegaban los mejores músicos del mundo y se sentían en casa. Y me decían que en ninguna otra parte encontraban esta calidez humana. Es ahí en donde creo que MInería es especial. Gran parte de nuestro éxito se explica porque a las personas que nos relacionamos con esta orquesta nos ha guiado el espíritu universitario, un auténtico amor a la música y, sobre todo, una vocación llena del gusto por servir”.