Sinfónica de Minería

Tiempos modernos

En 2013 el ingeniero Gerardo Suárez Reynoso fue nombrado presidente de la Academia de Música del Palacio de Minería (cargo que ocupó hasta 2021).

Con el objeto de llegar a nuevos públicos, comenzaron las alianzas estratégicas con el Auditorio Nacional para presentar anualmente conciertos infantiles masivos con obras clásicas (como Pedro y el lobo de Prokófiev), pero también orquestaciones de música popular, como conciertos con figuras como Pepe Aguilar o el Mariachi Vargas de Tecalitlán.

La Orquesta Sinfónica de Minería recibió importantes distinciones nacionales, como el premio Las Lunas que otorga el Auditorio Nacional en la categoría “Mejor espectáculo clásico 2017” y la Medalla al Mérito en Ciencias y Artes 2016 por la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, que destacó su “gran trayectoria y aportación a la cultura de México”.

Se grabó con Philippe Quint el Concierto para violín de Korngold (Naxos; 2010) y el álbum recibió dos nominaciones al Grammy.

Se realizaron galas operísticas con grandes figuras internacionales, como la soprano Nadine Sierra o la mezzosoprano Elīna Garanča. Y se reunió a Francisco Araiza, Javier Camarena y Ramón Vargas, tres de los más grandes tenores mexicanos de todos los tiempos, en el concierto “Los tres tenores”.

En 2017, para ayudar a las víctimas del temblor que afectó varias zonas de México, el tenor peruano Juan Diego Flórez se unió con la Sinfónica de Minería para realizar conciertos benéficos.

“La orquesta se integró a los tiempos modernos. Fue una época de ampliar las posibilidades musicales sin perder nunca nuestro compromiso con la excelencia. Recuerdo con especial cariño que durante la pandemia todos los integrantes de Minería buscamos la forma de transmitirle a la gente esperanza a través de la música. Fuimos la primera orquesta mexicana en desarrollar una temporada completamente virtual (en 2021) con una grabación cinematográfica de alta calidad desde el Auditorio BlackBerry de la Condesa. Nuestros videos sumaron creo que más de un millón de visitas y fue un rotundo éxito. Porque esta experiencia nos hizo darnos cuenta de que teníamos otro público. Un público joven que no iba a los conciertos, pero sí seguía a nuestra orquesta por internet, redes sociales o las transmisiones de nuestros conciertos por el canal 22. Un público que comenzamos a captar de forma más activa porque representa el futuro de nuestra orquesta”.