Sinfónica de Minería

Sobre ranas, soledades y fantasmas: Antonio Juan-Marcos explora con música la intimidad de Macario

Sobre ranas, soledades y fantasmas: Antonio Juan-Marcos explora con música la intimidad de Macario

Temporada de verano 2024
|

Compartir

|

Desde su fundación en 1978, la Sinfónica de Minería asumió el compromiso de encargar y estrenar nuevas obras a personas compositoras mexicanas. A través del tiempo, se han comisionado más de 50 obras, algunas de las cuales ya son clásicos de nuestro tiempo, como Concierto voltaje de Gabriela Ortiz, Ficciones de Mario Lavista o Sonatina de Manuel Enríquez. 

En esta Temporada de verano 2024 celebraremos el estreno mundial del Canto de Macario de Antonio Juan-Marcos (1979), obra que se sumerge en la árida, fantasmal y fascinante poética de Juan Rulfo (específicamente en el cuento Macario contenido en El llano en llamas).  

La inspiración rulfiana en la música mexicana es constante: Anacleto Morones de Víctor Rasgado, Comala de Ricardo Zohn o Murmullos del páramo de Julio Estrada. Sin embargo, estos tres ejemplos tienen la voz humana como elemento común, algo que no tiene Canto de Macario, cuyas intenciones se centran en expresar a través de instrumentos la vida interior del personaje. Por lo tanto, el protagonista no está representado dentro de la orquesta por temas/instrumentos específicos. Se trata de una búsqueda en la intimidad que se aparte de lo programático para construir una “gramática musical que exprese sentimientos y sensaciones”. 

En la Sinfónica de Minería te invitamos al estreno mundial del Canto de Macario este fin de semana durante el programa inaugural de nuestra Temporada de verano 2024 (6 y 7 de julio en la Sala Nezahualcóyotl).  

¿Y qué mejor forma de profundizar en sus misterios que hablando con su creador? He aquí nuestra conversación con Antonio Juan-Marcos.  

 

En su música encuentro una permanente búsqueda poética. En los mismos títulos de las obras instala palabras (“semilla”, “sed”, “Macario”) que en sí mismas imponen la necesidad de construir atmósferas sonoras con ciertas exigencias descriptivas, o por lo menos atmosféricas. En el caso concreto de su Canto de Macario, esta exigencia radica claramente en explorar la intimidad de un personaje rulfiano enigmático, ¿inocente?, sin rostro, lleno de ecos tristes y siniestros.  ¿Podría por favor compartirnos de qué forma aborda musicalmente los siguientes retos concretos presentes en el cuento? 

  • Las ranas  

Escuché grabaciones de cantos de ranas. Había una en particular que me interesó pues contenía ciertos patrones rítmicos reconocibles que las ranas cantaban, repitiendo y variando esos patrones.  

En mi pieza, incorporo esos ritmos, primero en el final de la introducción (articulados por un percusionista tocando bloques de madera). Después, en el desarrollo de la pieza esos ritmos se vuelven una polifonía compleja que abarca a los 7 percusionistas que hay en esta partitura.  

  • La estructura narrativa circular 

Incorporo una forma circular en la pieza pero no a través de un intento descriptivo de evocar a Macario esperando a que salgan las ranas. La circularidad radica en el empleo del mismo acorde al principio y al final de la pieza de manera que la percepción de la sonoridad del final nos recuerda al principio y nos deja la sensación de que el principio pudiese retomarse después del final. Al pensar en esa idea circular pensé también en T.S. Elliot, quien escribió: ¨en mi fin está mi principio¨. 

  • Las intenciones de Macario: 

Toda la pieza tiene la intención de darle sonido a la vida interior del personaje, a sus sentimientos y su manera de percibir el mundo. Pero no trato de describir alguna acción o gesto específico. En ese sentido no hay una intención programática en mi pieza. Intento crear una gramática musical que exprese sentimientos y sensaciones. 

  • El amor que siente Macario por Felipa: 

Sí. El amor de Macario hacia Felipa me pareció un sentimiento muy potente del personaje. Es un amor lleno de deseo, pero también percibo una inocencia en la manera que el personaje vive esas sensaciones, pues siento que vive esas emociones con naturalidad, gozo y ternura. Por ello escribí un tema que empieza justo después de la introducción, donde la melodía primero es articulada por una flauta en sol, luego por un piccolo y finalmente por un solo de violín. Esta melodía intenta reflejar la inocencia (flautas) y el amor (violín solo) de Macario. 

  • El tambor imaginario de Macario: 

Está representado especialmente en una parte del desarrollo de la pieza que desemboca en un tutti orquestal. Es una sección con mucha polifonía rítmica y melódica. Esta polifonía se ve interrumpida varias veces por otro material musical mucho más estable, rítmicamente hablando, donde las cuerdas retoman las armonías del tema del amor y la inocencia. En esos pasajes más meditativos que interrumpen la polifonía, escuchamos a un bombo que toca un ritmo proveniente de la música de chirimía. Para mí, ese es el tambor imaginario de Macario, que lo centra y crea un referente (como un mantra) en medio de su comprensión un tanto caótica del mundo.  

  • La Revolución Mexicana 

Hay referencias musicales de la canción revolucionaria El barzón, que se transforma y recontextualiza en mi pieza. El barzón me provoca una sensación irónica y algo ácida, la cual intento mantener. 

 

Mario Lavista siempre insistió en que a partir de la Primera Guerra Mundial ya nunca existió un idioma musical ideal (como durante 300 años lo fue la tonalidad). En la actualidad, las personas compositoras nacen con interminables posibilidades de articular sonidos. En su caso, ¿esta abundancia de lenguajes posible le plantea un conflicto? ¿La incertidumbre sobre cómo escribir su música ha sido un reto en su carrera? Concretamente en Canto de Macario, ¿de qué lenguajes se nutre para llevar a un mundo de sonidos la poética rulfiana

Sin duda es un reto crear un lenguaje musical coherente dentro del amplio universo de posibilidades que los siglos xx y xxi nos ofrecen para organizar los sonidos.  

Mi manera de abordar esta apertura de los lenguajes composicionales radica en profundizar cada vez más en los siguientes criterios: 

  1. La búsqueda de un lenguaje armónico personal y coherente. Para mí, la armonía es el elemento más estructurante de la gramática musical.  Casi siempre, al empezar a escribir una nueva pieza busco definir las armonías que voy a utilizar.   
  2. La plasticidad del sonido. Me gusta tratar de evocar, a través de la riqueza de sonidos que ofrece la orquesta, texturas, colores y atmósferas.  Como si pudiéramos pintar con el sonido. Algunas veces se ha descrito mi música como un “nuevo impresionismo mexicano”.  
  3. La importancia de la melodía. Varías de mis piezas instrumentales tienen la palabra ¨canto¨ en el título (Canto empedrado, Canto de semillas o Canto de Macario…) y gran parte de mi obra es vocal (monodramas, ciclos de canciones, opera).  Tanto en mi música instrumental como vocal, intento crear melodías que sean expresivas. A menudo son el medio en el que se plasma la expresión más íntima, la más vulnerable. Si pienso en la manera más directa que tenemos tanto los humanos como los animales para expresarnos musicalmente, diría que es casi siempre cantando.  

Estos 3 ejes que acabo de describir están presentes en toda mi obra, incluida Canto de Macario. Esta pieza también tiene citaciones del folclor mexicano (música de chirimía y canción de El barzón), que están transformadas para que correspondan a las armonías que utilicé para componerla. 

   

¿Podría compartirnos cómo ha sido el proceso de montar esta obra junto a Carlos Miguel Prieto y la Sinfónica de Minería de cara a su estreno mundial? ¿Qué tanto se ha involucrado en el proceso y qué tantas variaciones ha sufrido la partitura durante el proceso de escucharla ya sonando en una orquesta? 

El maestro Prieto y un servidor hablamos varias veces sobre el interés compartido por la literatura. Él es un ávido lector con un gusto especial por los cuentos y me sugirió inspirarme en un cuento para crear una pieza orquestal. Yo he compuesto gran parte de mis piezas ya sea inspirándose libremente en la literatura de nuestro país para crear música instrumental o musicalizando nuestra literatura en canciones, monodramas y una ópera.  

El maestro Prieto me sugirió releer El llano en llamas y yo escogí Macario como fuente de inspiración para esta nueva pieza. Macario es un cuento que va directo a la descripción de las emociones del personaje. Rulfo omite datos, acciones, historias y nos centra en la mente y el corazón de Macario. Escogí Macario porque lo que mejor puede hacer la música es darle sonido a las emociones y la sustancia del cuento son las emociones del personaje.  

 

Su obra se estrenará al lado de Le mer de Debussy, obra llena de luz, color y muchos episodios de risa acuática, lo que contrasta con los conceptos presentes en toda la poética rulfiana sobre aridez terrenal, monocromática soledad y una insalvable tristeza. ¿De casualidad este contraste dentro del programa fue algo planeado?.  

No creo que haya sido el caso, ya que el programa se terminó de definir una vez que empecé a componer la pieza.  Más bien creo que el programa encuentra su unidad de dos maneras: 

  1. Todas las piezas del programa exigen un virtuosismo a la orquesta y en el caso de la Rapsodia sobre un tema de Paganini de Rajmáninov, también un gran virtuosismo a la increíble pianista Lilya Zilberstein. 
  2. El gusto por la armonía y el timbre instrumental, así como la evocación de impresiones y colores orquestales del repertorio francés (del cual Ravel y Debussy son dos gigantes), representa una fuente de enorme inspiración y aprendizaje en mi trabajo. 

En La sed de los cometas construye una Sor Juana viva, pertinente en el discurso mexicano contemporáneo. En el caso de Canto de Macario, ¿existe una intención semejante? 

No de la misma manera. En La sed de los cometas hay vasos comunicantes entre diferentes siglos; de temas específicos y muy importantes socialmente hablando, como la igualdad de género. En Macario leemos experiencias vivenciales que son comunes a todos los humanos: el miedo, el deseo, el amor, el asombro. Macario experimenta estos sentimientos de manera intensa y parece que alterna rápidamente de un sentimiento al otro. Pero toda vida humana está condicionada por ellos. 

 

¿Podría brevemente presentarse ante el público de la Sinfónica de Minería?  

Soy compositor mexicano.  Gran parte de mi trabajo composicional está inspirado en la literatura de nuestro país. Me gusta  evocar a través del sonido la sensación de texturas, de atmósferas y de colores. En los últimos años me he concentrado en componer música vocal y orquestal. Recientemente estrené mi ópera La sed de los cometas, basada en la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz. Creo que en mi música el oyente se puede adentrar como se adentra a un sueño: entendiéndolo a través de las sensaciones y los sentimientos. Creo también que, como decía Octavio Paz, “el arte es un ejercicio espiritual”.  

Apoya a Minería

¡Ayúdanos a llevar música a todos los rincones del mundo!

Próximos conciertos
sábado
20 julio
8:00
Programa 3 | Sábado
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
domingo
21 julio
12:00
Programa 3 | Domingo
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
sábado
27 julio
8:00
Programa 4 | Sábado
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
domingo
28 julio
12:00
Programa 4 | Domingo
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
sábado
3 agosto
8:00
Programa 5 | Sábado
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
domingo
4 agosto
12:00
Programa 5 | Domingo
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
viernes
9 agosto
8:00
Cien años de la Facultad de Filosofía y Letras
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
sábado
10 agosto
8:00
Programa 6 | Sábado
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
domingo
11 agosto
12:00
Programa 6 | Domingo
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl
sábado
17 agosto
8:00
Programa 7 | Sábado
Sinfónica
Sala Nezahualcóyotl

0